Ella atendía a diario a este viejo gruñón sin quejarse. pero cuando él fallece, ella descubre quién es en realidad

PUBLICIDAD

Muchos de nosotros hemos trabajado alguna vez en el sector de la hostelería, ya sea de camarero, de recepcionista, en una tienda o en un mostrador, y nos hemos visto obligados a atender a gente de todo tipo a lo largo del día. Normalmente la gente suele ser amable, pero, desgraciadamente, siempre existe la excepción… y no es nada fácil mostrarles una sonrisa cuando se empeñan en convertir tu día en una pesadilla.

Precisamente por eso, lo que hacía Melina Salazar tiene mucho mérito.

Ella tuvo que enfrentarse al mayor reto posible en la profesión de camarero: servir a un señor que no paraba de quejarse por todo. Pero Melina lo hizo siempre con una sonrisa en el rostro. Ella fue la única camarera del restaurante Luby’s en Brownsville, Tejas (Estados Unidos) que aceptó servirle, mientras los demás trabajadores se negaron.

El señor en cuestión era Walter “Buck” Swords, un veterano de guerra de 89 años que había participado en la II Guerra Mundial. Walter era de todo menos un abuelito entrañable: quisquilloso y cascarrabias, que llegaba a veces a insultar a aquellos que intentaban tomarle el pedido. Era la pesadilla de las camareras del restaurante, al que iba casi a diario.

Close